PIEDRA DE LUNA (MOONSTONE)

PIEDRA DE LUNA (MOONSTONE)

 

El nombre "piedra de luna" es una apelación comercial que se usa para referirse a este mineral el cual hace parte de la familia de los feldespatos. En realidad la piedra de luna es una variedad de la adularia llamada a veces también hectolita en referencia a la diosa griega Hécate, una de las 3 diosas lunares en la antigua Grecia.

Este mineral tiene muchas aplicaciones en la joyería por su color nacarado, su transparencia que va del translucido a las inclusiones vidriosas y sus reflejos tornasolados. Es conocida también por presentar un fenómeno que se llama de adularescencia o efecto de Schiller por el cual un reflejo de luz blanca y azul brilla y parece resbalar sobre la superficie de estas gemas.

En sánscrito la piedra de luna se llama "Chandrakanta" que significa "amada(o) por la luna". Desde el antiguo Egipto se le considera como una piedra espiritual al ser vista como la gema de protección de los viajeros nocturnos. Los griegos y los romanos la llamaban "piedra de las diosas" y creían que eran rayos de luna solidificados que podían cambiar de apariencia acorde a las fases lunares. Según los romanos, la imagen de Diana, la diosa de la cacería y la luna, se podría ver sobre cada piedra de luna.

Piedra de adivinación y espiritualidad, se dice que hombres se vestían de mujer para poder beneficiar de sus poderes de clarividencia por ser la adivinación un arte femenino en la antigüedad.

La leyenda cuenta que el papa León X poseía una cuyo color cambiaba con las fases lunares pasando del blanco al azul. Muy utilizada durante la emergencia del Art Nouveau en objetos de decoración, llego a tener el estatuto de piedra sagrada en parte por la producción de obras de arte como los de la Maison Lalique.

La piedra de luna esta estrechamente vinculada con todos los aspectos de la feminidad por sus asociación directa con el mismo astro. Por una parte fomenta el desarrollo de la intuición femenina y sentimientos positivos como la compasión, la empatía y el afecto hacia los demás. Por otra parte es considerada como benéfica desde tiempos remotos para la fertilidad femenina al atraer comodidad y proteger a las mujeres durante su embarazo. Por su efecto en la tiroides influye en el equilibrio hormonal y alivia dolores menstruales y molestias debidas a la menopausia.

Piedra yin debido a su color, ayuda a abrirse antes los demás y difumina el miedo. Se dice también que por ser una piedra femenina puede contrabalancear a hombres con temperamento masculino excesivo.

Además de atraer la buena suerte crea un ambiente de equilibrio y armonía propicio para el balance en las relaciones amorosas y afectivas. Para las parejas permite la armonización de los sentimientos, facilitando la reconciliación y la toma de decisiones importantes. Se dice también que influye sobre el amor mismo además de aumentar el deseo sexual y el placer carnal.

Los principales yacimientos de piedras de luna se encuentran en India, Sri Lanka, Birmania, Europa, Madagascar, Australia, Brasil y Tanzania. Algunas variedades de esta piedra son la piedra de luna negra, la piedra de luna arcoíris, la piedra de luna ojo de gato y la piedra de luna verde.

 

PIEDRA DE LUNA NEGRA
Piedra de luna negra