RUBÍ

RUBÍ

 

Es una variedad del grupo mineral del corindón. El rubí es la variedad de color rojo mientras que el zafiro representa los demás colores de corindones. Su nombre proviene del latín "Rubeus" o "Ruber" que significa rojo. Su tonalidad va del rosa al rojo sangre, o rojo sangre de paloma; este ultimo siendo el más buscado y por el cual el precio se eleva más que por diamantes de tamaño parecido además de ser más raros.

Es una de las gemas preciosas junto al diamante, el zafiro y la esmeralda. El rubí verdadero posee inclusiones que se asemejan a seda incrustada, lo que lo diferencia del rubí sintético e incrementa su valor. Algunos especímenes raros presentan el efecto de asterismo y otros el efecto "ojo de gato".

Llamado "pequeña brasa ardiente" por los romanos quienes ya lo usaban para sus ornamentas y arte, en la Edad Media gano popularidad y fue usado en joyería de la realeza. Podemos citar por ejemplo los anillos de San Luis (Louis IX de Francia) y de Carlos V. Cabe mencionar también el tocado creado para el sacro de Carlos IV en 1347 por tener zafiros, esmeraldas y perlas además de un rubí oriental de 250 quilates engastados en oro. Se encuentra hoy en la Catedral San Vito en Praga. Por otro lado, en otras piezas de joyería Real, ha pasado que lo que creían ser rubíes han resultado ser espineles como en el caso de la Corona Imperial del Estado británico.

Para los hindúes es también una piedra importante la cual llaman "Ratnaraj", "el rey de las piedras preciosas" y que han relacionado con Surya, la deidad solar y líder de los 9 cuerpos celestiales. En la religión musulmana tiene también un lugar de suma importancia ya que en el Corán se dice que esta relacionado con la creación del ser humano. Muchos soberanos orientales llevaban rubíes en su joyería y prendas, en sus tronos y hasta en los arneses de sus caballos por ser un símbolo de poder y a la vez de protección.

Gema alquímica que fomenta la transformación y el cambio, es la piedra de vida, del fuego interno de la pasión y del deseo. Focaliza la energía y otorga alegría y ganas de vivir de manera más plena. Nos conecta con los demás, con el Todo y la voluntad divina. El rubí estimula la creatividad, las pasiones, la valentía y la sabiduría además de ayudar con el desarrollo de la perseverancia y la confianza de cada persona. Permite alcanzar mas fácilmente una armonía emocional y una sexualidad sana.

En el plano físico, se dice que mejora la circulación sanguínea, el buen funcionamiento renal y que regula el colesterol y la temperatura corporal. Se dice además que al ser usados como talismán protegen contra enfermedades, accidentes y lesiones ya que eran considerados como "gotas de sangre que brotaron del corazón de la Madre Tierra".

El 90% de la producción mundial de rubíes y los más reputados provienen de la región de Mogok en Birmania (Myanmar). Por ellos los monarcas birmanos eran llamados los “Reyes de las joyas”. Hoy estas minas están vacías por lo que los rubíes en Birmania son extraídos en Mong Hsu, al noreste del país.

También hay yacimientos de esta gema en India, Sri Lanka, Tailandia, Cambodia, Vietnam, Nepal, Madagascar y Estados Unidos.